EDITORIAL – JUNIO


EDITORIAL Junio

Si queremos cambiar el país, empecemos por casa

Por Andrés Quiroz, Presidente del Consejo Directivo de la SGP

La SGP cumple 95 años de su creación este 3 julio y en estos 95 años, las cosas han cambiado.

Tal vez la perspectiva que se adquiere en la reflexión sobre la geología, nos da a los geólogos una visión de muy largo plazo y en ocasiones queremos, en base a la ciencia, transcender en nuestra actividad alejándonos de lo mundano del quehacer político.

Ya nuestro fundador Carlos Lisson, en su famoso discurso “Mis Fracasos”,  recomendaba a los estudiantes “alejarse de la atmósfera efectista de la política” –por ser ésta pasajera– y buscar trascender a través de la ciencia; a “buscar una honra mayor; a grabar unas pocas palabras de verdad en el libro de la Ciencia”.

Pero esta recomendación de alejarse del ego que se alimenta en el cargo público; de una humildad al servicio a la ciencia, convocándonos a publicar, no es una recomendación a abandonar la política para que sea conquistada por personas egoístas, soberbias, corruptas, e indolentes, sin amor al país, ni a la verdad. El país necesita hoy, más que nunca, de personas lúcidas, trabajadoras y honestas.

La verdad, que es parte esencial del ejercicio de la ciencia y de la geología en particular, así como  la perspectiva que nos da nuestro trabajo, nos hace plantearnos si nuestra labor puede estar al margen de la realidad social, política y económica. Y la respuesta obvia es no.

De otro lado, tampoco podemos olvidarnos de las personas, porque geología no hay sin geólogos.

Es esta perspectiva, las nuevas generaciones de geólogos asumen una actitud crítica, con hidalguía, al entender que no hay geología sin inversión; que no hay ciencia sin perspectiva de largo plazo; que no hay descubrimiento de la verdad sin la persistencia que da la estabilidad de la labor y que ella se logrará sólo cuando tengamos un país estable.

Una generación de geólogos destacados, formados en los tiempos del boom minero y petrolero se enfrenta hoy al desempleo. Decenas de empresas abandonan las exploraciones porque los permisos para explorar y perforar no se obtienen, retrasados por un reglamentación inútilmente engorrosa y funcionarios inoperantes, sin contar con las trabas que algunos corruptos adrede ponen a los trámites, enmarañando hasta el infinito las gestiones.

Para empeorarlo todo, están las complicaciones que se generan por poblaciones que fueron eternamente marginadas y que ahora ven en las compañías mineras que operan en las cercanías, un medio para alcanzar rápidamente el bienestar que reclaman por generaciones. Y finalmente, una clase política que alienta conceptos alucinados de un ambientalismo irracional, que busca solo trabar la inversión y que no se opone a los verdaderos desastres ambientales que producen otros sectores, como la agricultura y las ciudades caóticas por ejemplo, porque en ellos no encuentran réditos.

La SGP se acerca al centenario y debe tomar todo esta realidad como un reto, con mucha responsabilidad y sentido de perspectiva. Y decimos que acá, en esta institución, podemos tener ese lugar donde poner nuestro  grano de arena para buscar cambiar las cosas. No basta criticar, tenemos que hacer. Y si al país le falta institucionalidad, acá está esta institución donde podemos hacer cosas para el cambio positivo.

La SGP no solo se orienta ahora a difundir la Geología, sino a integrar a los geólogos. No solo está abocada a la ciencia, sino a las personas. Los invitamos a participar de las actividades que  se están ejecutando, a las conferencias, a las exposiciones y a debatir; a integrarse a las Secciones Especializadas, para a través de ellas hacer llegar nuestras propuestas: Sección Especializada en Reservas y Recursos Minerales, Sección Especializada de Hidrogeología, Sección Especializada de Geotecnia, Sección Especializada de Geoética, Sección Especializada de Paleontología, …, Comisión Permanente “Student Chapter de la SGP”, etc.

Si queremos cambiar al  país, empecemos por casa. Empecemos por la SGP.

¡Feliz 95º Aniversario!