Historia








En 1924, los señores ingenieros don Carlos I. Lissón, don Aurelio Masías y don Jorge A. Broggi tuvieron una amena charla sobre la conveniencia de organizar una institución de la que formasen parte personas que cultivasen o simpatizaran con las ciencias geológicas.

Así es que llevados por su devoción por la investigación geológica reunieron a trece personas el 30 de junio de 1924, e intercambiaron ideas acerca de la institución que se trataba de establecer, encomendándose al Ing. J. A. Broggi la redacción del proyecto de los estatutos que deberían regir la vida de la nueva Sociedad, acordándose realizar la primera reunión formal el día lunes 3 de Julio del mismo año. En efecto, el citado día 3 de Julio de 1924 a las 6 p.m. en el local de la Sociedad Geográfica del Perú, por acuerdo de 35 Socios Fundadores se constituyó la Sociedad Geológica del Perú, se aprobaron los estatutos, se eligió la primera Junta Directiva presidida por el Ing. Carlos I. Lissón y con 35 socios se suscribió el Acta de Fundación.

Las primeras reuniones informales de la Junta Directiva, se realizaban en la casa de don Carlos Lissón ubicada en el centro de Lima, en la calle Plateros de San Agustín.Así nació la Sociedad Geológica del Perú como la unión de personas persuadidas por la erudición y especiales dotes de tres de sus principales gestores: Lissón, Broggi y Masías, quienes muchas veces sostuvieron, de su propio peculio, a la naciente Sociedad.

Posteriormente, por Decreto Supremo del 18 de agosto de 1926 se hizo el reconocimiento oficial de la Sociedad Geológica del Perú.

Las reuniones de la Sociedad seguían llevándose a cabo en diferentes locales pertenecientes a diversas instituciones científicas y técnicas del país, pero muy pronto se hizo sentir la necesidad de un local propio para albergar su numerosa biblioteca, que mediante el canje de sus boletines iba creciendo rápidamente y también para que sus miembros tuvieran un lugar conocido de reunión, fue así que se acordó gestionar del gobierno la cesión de un local en el edificio que entonces ocupaba la Sociedad Geográfica de Lima.

En setiembre de 1928, el Ing. Carlos A. Portella, entonces Director del Cuerpo de Ingenieros de Minas y Vice-Presidente de la Sociedad, cedió como local provisional para nuestra Biblioteca, una habitación de los altos del edificio del Cuerpo de Ingenieros de Minas, en la Plaza Italia, pasando después a ser ocupado por el Instituto Geológico del Perú, en la Plaza Habich.

Al perder el local con que contaba en el Instituto Geológico del Perú, la Sociedad Geológica del Perú pasaba por momentos en que parecía condenada a desaparecer; y fue acogida por el Dr. Alberto Giesecke quien le cedió el uso de una casa de su propiedad en el Parque de la Reserva.

Allí funcionó la Sociedad Geológica del Perú hasta que la Dra. Rosalvina Rivera sugirió la compra del local que durante tres décadas ocupó en Jesús María. El principal gestor de la compra fue el Dr. Pedro Verástegui, también presidente.

En 1944 la Sociedad Geológica del Perú fue la promotora y gestora de la formación del Instituto Geológico del Perú, antecesor del actual Ingemmet, así como de la promoción de la prospección y exploración de los recursos minerales y de los hidrocarburos.

También fue la promotora de los estudios de la desglaciación andina y sus consecuencias, dedicando gran atención a la solución de los problemas de vulnerabilidad física en especial de las lagunas glaciares de la Cordillera Blanca.

La biblioteca de la Sociedad Geológica se logró formar con el espíritu animador y propulsor de Don Jorge Broggi ya que en su testamento recordó emocionado a la Sociedad Geológica y le legó su importante biblioteca, la que actualmente mantiene canje de publicaciones con 200 instituciones en todo el mundo se encuentra al servicio de los socios de la Sociedad, profesionales, estudiantes y público que estuviera interesado en las ciencias de la Tierra.

Desde sus primeros días la Sociedad Geológica del Perú,antigua y prestigiosa en el mundo iberoamericano, ha auspiciado la realización de numerosas conferencias sobre temas de toda índole, sustentadas, tanto por sus miembros como por otros profesionales, nacionales o extranjeros; ha publicado 105 tomos entre boletines, publicaciones especiales y volúmenes jubilares con trabajos originales de profesionales nacionales y extranjeros, que son consulta obligada de todo investigador de la Geología del país y Sudamérica; y ha estimulado y auspiciado toda clase de trabajos de campo.

Con el objeto de reconocer el trabajo en Geología de los estudiantes universitarios, la Sociedad Geológica incluido desde 1949, los “concursos sobre temas geológicos” que hoy llevan el nombre de “Concurso de Tesis en Geología”. A partir del año 1954 en el que la Sociedad Geológica del Perú organizó el primer Congreso Peruano de Geología con un grupo relativamente pequeño de geólogos y con muchas limitaciones, han sido realizados ya doce congresos con asistencias hasta de dos mil personas. La Sociedad Geológica ha estado presente siempre a través de sus distinguidos miembros, en la dirección y gestión de los más importantes organismos de los sub-sectores minero, petrolero, agrícola, así como de la orientación académica de las universidades. En el 2007, durante el periodo de Presidencia de la Ing. Bárbara Bruce, la sociedad cumplió la meta trazada de la compra de un local más amplio y para el cual se destinaron las utilidades de los congresos de geología diez años atrás, que sumados al dinero de la venta del local de Jesús María y las onerosas donaciones de los socios benefactores, corporativos y naturales se pudo adquirir una nueva casa estilo Tudor con una inmejorable ubicación en el corazón de Miraflores. Recientemente, en el 2011 se ha inaugurado el Auditorio “Alberto Benavides de la Quintana” junto con una gran ampliación del local: estacionamiento, cafetería, biblioteca, hall y aulas, como resultado de una gran proyecto el Dr. César E. Vidal y el Ing. Pedro Alarcón Medina, Presidentes de la Sociedad Geológica del Perú durante los años 2008-2009 y 2010-2011, respectivamente.

Toda la inmensa y constante actividad ha sido posible gracias a la dedicación y entrega que han prestado las diferentes directivas de la Sociedad Geológica del Perú.